Iosune

Aunque nací en Otxandio, he vivido en Abadiño desde los 6 años y me siento de aquí. Desde pequeñita me ha gustado mucho pintar y hacer manualidades. A día de hoy, junto con viajar, estar en contacto con la naturaleza, el deporte y el yoga, la pintura es una de mis pasiones, pero esta habilidad que tanto me apasiona la he desarrollado en la madurez. Estudié en una Ikastola tradicional, donde prevalecían la disciplina rigurosa, la memorización de conceptos y la competitividad. Creo que con este tipo de metodología se fomentan la dependencia y la inseguridad y eso está lejos de educar niñ@s autónomos y felices para el futuro. Aceptar que cada niñ@ es únic@, respetar los ritmos de cada un@ y fomentar el placer por aprender partiendo del interés de l@s niñ@s son claves imprescindibles y éstas no se logran a base de una enseñanza- aprendizaje demasiado dirigida o bajo presión, ya que de este modo se irán apagando la imaginación, la creatividad y la ilusión.

Creo que la escuela debe ofrecer la oportunidad para conocer y desarrollar las habilidades personales, debe ayudar a encontrar el “Dharma” o “propósito de vida” de cada un@, como se dice en el budismo. Tod@s tenemos un don único o talento especial para ofrecer a los demás y el encontrarlo nos satisface espiritualmente.

Con 20 años terminé los estudios de magisterio y trabajé con niñ@s en actividades extraescolares y de tiempo libre, donde viví experiencias muy bonitas. Después trabajé durante 13 años como diseñadora de interiores en el mundo de la arquitectura y el diseño, pero siempre manteniendo vivo el interés por la educación.

Hace 5 años comencé a replantear mi vida, me fueron surgiendo nuevas oportunidades y aposté por tomar un nuevo camino. A base de insistir y con mucha ilusión, he dado pasos muy importantes en el terreno personal y profesional. En esta última etapa de mi vida, viajar por el mundo y conocer diferentes personas y culturas han sido las experiencias más enriquecedoras.

Una vez tomada la decisión de encaminar mi vida por la rama de la educación, decidí  irme a la Ciudad de México a formarme como Guía de Taller y así poder complementar mi formación de profesora con la Pedagogía Montessori. En México las escuelas Montessori llevan una trayectoria de 30 años y fue una experiencia muy enriquecedora convivir con l@s niñ@s en el ambiente de Taller. Pude ver niñ@s autónom@s, segur@s y felices trabajando en un ambiente de respeto, donde el papel de la profesora era observar y guiar.

En el ambiente Montessori de Taller l@s niñ@s son libres de elegir a qué se quieren dedicar y desarrollarán su proceso de aprendizaje bien partiendo de sus propios intereses o bien desde un contexto de interés suscitado por la guía.

Creo que en este ambiente preparado de Taller está la clave para que l@s niñ@s se desarrollen como persona, ya que tendrán la oportunidad de aprender y tomar decisiones independientemente, tendrán disponibles las herramientas necesarias para satisfacer su necesidad de saber y podrán trabajar en un espacio que fomenta el razonamiento y la imaginación. Por otra parte, en el ambiente de Taller se da respuesta a la necesidad de socializar que tienen l@s niñ@s en esta etapa, siempre fomentando el trabajo en grupo y la cooperación, donde l@s niñ@s serán parte de una sociedad creada por ell@s mism@s.

Ahora, en este nuevo camino que comienzo con pasión junto con Nerea, Ibone, Malen y Nagore, estoy muy ilusionada por crear un bonito ambiente de Taller con l@s niñ@s que vendrán a Aiurri.

Como dijo María Montessori: “La primera tarea de la Educación es agitar la vida pero dejándola libre para que se desarrolle”. ¡Vamos a aprender disfrutando!


Titulada en Magisterio de Educación Primaria | Obtuvo el diploma AMI de Guía de Taller (6-12 años) en el Instituto Montessori para Guías de Taller de la Ciudad de México de la mano de la entrenadora Tessie Schjetnan 

Euskera: EGA