Malen Olalde Leoz

Siempre he sentido mucho interés por el mundo de la infancia y la educación, al fin y al cabo y como bien dijo Nelson Mandela, ésta es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

Soy donostiarra de origen y he pasado toda mi infancia en mi ciudad desde que nací en el año 1991; sin embargo, viajar y conocer mundo siempre ha sido una de mis grandes pasiones, algo que he heredado de mis padres y que tengo la suerte de cumplir año tras año. Es gracias a este espíritu viajero que hoy estoy creando este bonito proyecto junto a tres compañeras y amigas.

A mis tres años tuve la suerte de empezar en Amara Berri, una escuela pública en la que el niñ@ aprende a través del juego manteniendo un papel muy activo en clase y donde los libros de texto y los exámenes no tienen cabida. El haber cursado la educación básica mediante un método tan diferente no me creó dificultades a la hora de pasar al instituto, al que me adapté sin problema cogiendo la costumbre de pasar horas entre libros de texto a pesar de que nunca fue de mi agrado. Por aquel entonces una de las pocas cosas que tenía claras era querer trabajar en algo relacionado con la infancia. Tras descartar la rama sanitaria por la que me decanté en un primer momento para seguir el ejemplo familiar, decidí cursar Educación Infantil, lo que realmente siempre había soñado. La ilusión de empezar esta nueva etapa se fue apagando a medida que pasaban los meses. Fue entonces cuando empecé a indagar en las pedagogías alternativas y gracias al libro “Educar para Ser” de Rebeca Wild con el que descubrí a María Montessori, recuperé la ilusión por la educación.

En septiembre del 2013, tres meses después de graduarme por la universidad, comencé en Londres el que sería el curso más laborioso y motivador de mi vida y que me ha abierto las puertas a un mundo nuevo. Fueron nueve intensos meses de mucha dedicación y trabajo con el añadido del inglés, pero recuerdo ese tiempo con nostalgia, ya que no sólo aprendí a mirar al niñ@ de una forma completamente diferente y más respetuosa, sino que también empecé a tomarme la vida de una manera más consciente.

Al titularme como guía Montessori AMI de Casa de Niños en el Maria Montessori Institute, me decidí a cumplir mi sueño de pasar un tiempo en Costa Rica yéndome a trabajar a una escuela de esta pedagogía en un pequeño pueblito cerca de la capital. Fue una gran experiencia laboral y personal, en la que aprendí más que l@s propi@s niñ@s. Me dio pena volver y en gran parte por ellos, pero sentía que era el tiempo de regresar a mi tierra natal después de estos años fuera.

Estando ya de vuelta en Donostia y antes de empezar la que sería mi segunda experiencia profesional como guía AMI, se me cruzó en mi camino una oportunidad que fui incapaz de rechazar: conocer la India. Aquella experiencia que fue mucho más que un viaje, me permitió conocer más allá de un exótico país lleno de contrastes y culturas variadas, pues tuve la suerte de visitar una decena de escuelas alternativas, entre ellas una basada en la pedagogía Montessori. Me gustó ver lo parecidas que son entre sí estas escuelas en todo el mundo y a la vez sus diferencias marcadas por la cultura correspondiente.

Ahora con 25 años, me adentro muy ilusionada y con muchas ganas en esta nueva etapa de crear mi propio proyecto junto con Nagore, Nerea e Ibone.


Titulada en Educación Infantil || Obtuvo el diploma AMI de Casa de Niños en el Maria Montessori Institute (Londres). 

Euskera: EGA | Inglés: First